ANÁLISIS DE TRIQUINA

Miér 06 de Julio de 2016 | Ver categoría Bromatología

Compartir:


Secretaría de Salud a través de la oficina de Bromatología comunica a quienes comercialicen embutidos de porcinos que deben realizar obligatoriamente el análisis de triquina.

Asimismo, se recuerda que por Ordenanza Nº 809/1998 el diagnóstico válido post faena de triquinosis es a través del método de Digestión Enzimática, siendo el único laboratorio habilitado para realizar este análisis FADESCA, ubicado en Rivadavia Nº 233. (Está prohibida la técnica de triquinoscopia directa).
A quienes no cuenten con el mencionado análisis se les decomisará la mercadería, quedando a disposición del Juez de Faltas.
Ante cualquier duda consultar en Bromatología al teléfono 470327.

ACERCA DE LA TRIQUINOSIS
La triquinosis es una enfermedad parasitaria que fue diagnosticada por primera vez en la Argentina en 1898. Las personas se enferman al consumir carne insuficientemente cocida o productos sin cocción, elaborados con carne de cerdo o de animales silvestres como el jabalí o el puma, que contienen en sus músculos larvas de parásitos del género Trichinella.
La faena doméstica y la carneada de cerdos en el campo promueven la distribución y comercialización de productos porcinos elaborados de forma casera o artesanal. Como en este proceso se utilizan carnes sin cocción, los chacinados, embutidos y salazones resultantes pueden contener larvas de los parásitos que producen la enfermedad.
Las personas que elaboren chacinados (como chorizo seco, salame y longaniza) a partir de carne cruda de cerdos o de animales silvestres, deben verificar previamente que esta materia prima sea apta para consumo humano. Para ello, deben remitir una muestra de carne de cada animal con el objetivo de que sea analizada en un laboratorio.

CONSUMO Y COMERCIALIZACIÓN
En ningún caso se deben consumir o comercializar estos productos hasta confirmar que el diagnóstico resultó negativo a triquinosis. Si la muestra resulta positiva, el laboratorio avisará a las autoridades competentes ya que se trata de una enfermedad de notificación obligatoria; éstos una vez informados intervendrán para evitar que la enfermedad se transmita a las personas.
Es importante destacar que los cerdos parasitados no presentan signos clínicos ni su carne muestra cambios en su aspecto, color, olor o sabor, por lo que la triquinosis no puede evidenciarse a simple vista en el campo ni en los productos alimenticios derivados.
Dado que no existen vacunas ni tratamientos para administrar en el animal vivo, las medidas de prevención consisten, principalmente, en mantener la higiene durante la crianza de los cerdos y realizar una prueba diagnóstica luego de la faena y antes de la preparación y consumo de chacinados.
Asimismo, se recomienda a los consumidores que no adquieran productos porcinos que carezcan de una etiqueta que certifique su origen, ya que no es posible saber si han sido sometidos a la prueba diagnóstica.
En el mismo sentido, es importante que solo obtengan chacinados en establecimientos habilitados y no en lugares informales en los que no se puede demostrar la inocuidad y la trazabilidad del producto adquirido.
La prevención también debe trasladarse hasta los hogares: es importante cocinar correctamente la carne hasta que su interior pierda el color rosado, a fin de prevenir la transmisión de la enfermedad.

Diseño Render Design SC

Subir