CELEBRACIÓN DEL BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA

Sáb 09 de Julio de 2016 | Ver categoría Noticia destacada

Compartir:

Lo dijo San Martín: “Cuando hay libertad, todo lo demás sobra”; lo dijo Manuel Belgrano: “Deseo que todos sepan el bien para alegrarse, y el mal para remediarlo, si aman a su Patria; así que nada escondo ni esconderé jamás”. Decididos, libertarios, revolucionarios, ambos se entregaron de cuerpo y pensamiento para hacer realidad, más allá de costos personales, el fin común: “hemos nacido para ser República”, frase que inmortalizó en Tucumán aquel lejano 9 de julio de 1816 otro de los grandes Congresales; Fray Justo Santa María de Oro.
De esa manera dio inicio el acto protocolar, llevado a cabo en Plaza América, en conmemoración al Bicentenario de la Declaración de la Independencia.

El Intendente municipal Miguel Ángel Gargaglione, junto a los vecinos Mabel García y Luís Sequeira, fueron los encargados de izar el pabellón nacional; mientras que el presidente del Honorable Concejo Deliberante Juan Carlos Marlats, la Inspectora de Educación Primaria Gabriela Cécere y Pedro Medina, representante del Club Español hicieron lo propio con la bandera bonaerense; en tanto que el Distrital fue izado por la Inspectora Jefe Distrital Amalia Cosentino, y los directivos de la Sociedad Italiana y Club Ciclista, Bibiana Cinalli y David Zubía respectivamente.


Luego de entonadas las estrofas del himno nacional, el Intendente Gargaglione hizo un breve repaso de los acontecimientos vividos en aquella época, destacando el plan de tareas fijado por los congresales a mediados de junio de 1816 en Tucumán el cual incluía “Incitar la unión de los pueblos; fijar la duración de las deliberaciones del Congreso y delinear sus responsabilidades, declarar la Independencia, auspiciar pactos interprovinciales para aunar criterios antes de fijar un régimen institucional definitivo, establecer la forma de gobierno y redactar y promulgar la Constitución. Sin perjuicio del orden, todos advierten, incluyendo a José San Martin y Manuel Belgrano, que lo urgente era anunciar la existencia de un País soberano”.
Tras reflexionar sobre la valentía que tuvieron los protagonistas de nuestra historia, sorteando dificultades y diferencias personales, Gargaglione afirmó que “siempre es importante abordar nuestra historia como ejemplo y experiencia, como análisis y reflexión, como presencia y ausencia, para poder ver nuestro presente y enfrentar nuestro futuro”.
“Nuestra historia hecha por hombres y mujeres como nosotros, que tomaron su presente y lo modificaron, llevaron su pasión por nuestro país a la acción y el pensamiento, también con el sacrificio y la entrega por los grandes ideales nacionales”.
“Incluso en el marco de las contradicciones y enfrentamientos de su tiempo, los padres fundadores, los padres constituyentes, los padres originarios, los padres inmigrantes, nos dejaron como herencia esos momentos de grandes dificultades y adversidades que hicieron posible concretar objetivos de unidad y futuro común”.
Al celebrase los primeros 200 años de la Independencia Argentina, el Intendente sancayetanense señaló “esta Nación necesita ser pensada desde un proyecto consensuado, discutido, creado y recreado, donde la unidad sea el norte que nos guíe, donde el bien común prevalezca sobre individualidades y el abuso del poder, donde la honestidad, la rectitud y el verdadero patriotismo sean los motores que generen las acciones públicas y privadas de quienes la habitamos”.
“Este es nuestro desafío: cumplir con los sueños de convertir a la Argentina en uno de los mejores países del mundo para nosotros, para nuestra posteridad y para todos aquellos hombres y mujeres que quieran habitar nuestro suelo”, concluyó el jefe comunal.

 


Luego el Cura Párroco Pablo Deiro y los pastores Javier Ferreyra y Leandro Bonomi unieron sus plegarias para pedir por la Patria, finalizado así el acto protocolar para dar paso al momento festivo comunitario donde funcionarios, representantes de instituciones, alumnos y vecinos se predispusieron a compartir una jornada patria.

Reunidos todos en el salón parroquial los asistentes al taller de Folclore del área de Cultura Municipal, coordinados por Jorge Canal, bailaron al ritmo de la chacarera, el gato, el escondido, danzas de distintas regiones de nuestra Argentina. Luego fue el momento de las guitarras en las manos de Luciano Mastronardi, profesor del taller de canto, y uno de sus alumnos Cristian Asmann.


Y mientras el público observaba y saboreaba unas ricas empanadas de carne, en la carpa montada frente a la Iglesia, Bomberos Voluntarios y personal municipal preparaban el tradicional locro, esta comida representativa de nuestras fechas patrias, preparado ya por los pueblos originarios. La ceremonia de revolver suave y permanentemente estaba concluyendo, la salsa lista para darle el toque final y particular.


Pero en salón parroquial aún faltaban sorpresas y allí llegaron las “Voces Nuestras” con su impronta, sus fuerzas y su amor por el folclore, para coronar una mañana patriótica, una mañana a pura tradición, la mañana del Bicentenario de la Independencia. Ellos cantando sobre el escenario y el público bailando fue el preámbulo del gran final: la degustación del locro servido por manos amigas que se prestaron desinteresadamente para que la fiesta del Bicentenario quede en el recuerdo de todos los sancayetanenses.

 

Diseño Render Design SC

Subir